Al acto conmemorativo que celebramos por la mañana, le sucedió una gran fiesta de equipo por la noche. Teniendo en cuenta que el objetivo de este día era compartir y agradecer a todas las personas que han hecho posible este 10º aniversario, ¿cómo no íbamos a celebrarlo con nuestra gente?

La dedicación y la profesionalidad de este grupo han posicionado a SDOS como referente en procesos de transformación digital. El carisma y el compañerismo de todos y cada uno hacen que venir a la oficina cada día sea algo más que un simple trabajo. Y eso es algo que verdaderamente nos diferencia.

La noche se convirtió en el escenario idóneo para compartir risas, momentos y anécdotas. Además, ha supuesto un inmejorable punto de partida para el año que tenemos por delante.

 

Por todo este tiempo juntos y el que queda por venir: ¡gracias!