La importancia de los perfiles técnicos en UX

Parece una idea generalizada, no sin esfuerzo, que la concepción de la experiencia de usuario no es cosa de una o dos personas, sino que es necesario un equipo multidisciplinar. La combinación de diferentes capacidades es clave para generar un producto digital que ofrezca garantías de satisfacer las necesidades y expectativas del público al que se dirige.

¿Y qué tipos de perfiles puedes encontrar en un equipo de UX? Los más generalizados y conocidos son estos:

  • User researchers. Se encargan de definir, ejecutar e interpretar las técnicas de investigación (cualitativas o cuantitativas) que nos permitirán entender los comportamientos, necesidades y motivaciones de los usuarios. Los perfiles más habituales para estas labores están relacionados con la psicología, la sociología, la antropología o la estadística.
     
  • Arquitectos de la información. La articulación de los contenidos es esencial para el buen entendimiento y la fluidez en la navegación. Con los resultados de la investigación, su labor se centra en estructurar los datos y definir flujos coherentes y orientados a lograr los objetivos tanto de los usuarios. Por ello, además del acercamiento al usuario, será necesario comprender las particularidades del negocio. Aunque este rol se suele asociar a informáticos o ingenieros de sistemas, las labores de entendimiento están más asociadas a perfiles de usabilidad, comunicación o publicidad.
     
  • Diseñadores. Gráficos, de interfaces, de experiencia de usuario o de interacción. Su función es materializar los resultados de la investigación y la estructura de la información y convertirlos. Composición de pantallas, elección de la apariencia (colores, tipografías, pesos, imágenes), efectos y transiciones entre elementos, todo tiene que estar estratégicamente diseñado en función del concepto definido. Estas tareas la realizan diseñadores gráficos, diseñadores UX y/o UI (aquí hay un tema de discusión extenso) y diseñadores front-end.
     
  • Especialistas en analítica web. Como ya hemos visto, la experiencia de usuario se sustenta en datos, por lo que la optimización y mejora de la misma también. Es por eso que hacen falta especialistas en analítica tanto para la fase investigación (con especial énfasis si el proyecto es sobre un producto digital ya existente), en la de pruebas y en la de implementación. Los consultores encargados de estas funciones velan porque la satisfacción de uso y el CRO (optimización del ratio de conversión) vayan de la mano.

Otros perfiles que también participan en la conceptualización de productos digitales centrados en el usuario son redactores, especialistas en marketing, consultores de usabilidad, testers, etc. Cada cual en sus competencias el objetivo es aportar valor al producto, siendo trasversales a todos ellos la empatía y la flexibilidad.

Según lo que hemos visto, un buen equipo puede concebir una experiencia de usuario sin tirar una sola línea de código, planteando soluciones técnicas que sorprendan por innovadoras o disruptivas, productos realmente atractivos. Pero, ¿es viable? Todo es posible y prácticamente todo se puede hacer, pero la realidad es muy diferente en la mayoría de los casos: limitaciones presupuestarias, restricciones técnicas, plazos de producción cortos.

Según datos aportados por Google, el 36% de las dificultades para ejecutar un buen UX tienen que ver con el ámbito técnico. Por este motivo es imprescindible la presencia de los perfiles técnicos durante todo el proceso de definición de la experiencia. Disponer de especialistas en las tecnologías que darán soporte al producto proporciona valor tanto al equipo, al proyecto y al producto.

 

 

¿Qué aportan los perfiles técnicos a los procesos de UX?

Nuestra experiencia en los procesos de conceptualización de plataformas web y aplicaciones móviles nos ha permitido identificar aspectos en los que los perfiles técnicos resultan determinantes. 

 

1. Viabilidad de la solución

El conocimiento técnico es el que permite entender cómo funciona todo lo propuesto y, lo que es más importante, si es viable o no. Ajustarse al presupuesto, a los tiempos, a posibles integraciones o a cualquier aspecto que incida en la puesta en producción del desarrollo depende de un exhaustivo análisis técnico.

 

2. Garantía de buen rendimiento

Los perfiles técnicos no son sólo consultores dentro del proceso de UX. Tienen una parte muy activa y trascendental en la articulación de una estrategia que maximice el rendimiento del producto o la solución. Los usuarios pueden desconocer las herramientas o sistemas de gestión que dan soporte al desarrollo en cuestión, pero la optimización de los tiempos de carga, la limpieza del código o la correcta clasificación de los tipos de formatos tienen un reflejo directo en la imagen percibida. Tasas de rebote elevadas o comentarios negativos en los markets son un claro ejemplo de esto.

 

3. Reducción de la incertidumbre

Contar con perfiles técnicos durante todo el proceso de generación del producto o la solución digital va a reducir drásticamente la preocupación siempre latente de que algo pueda fallar. En muchos casos, cuando se prescinde de la participación de la parte técnica, lo que ha sido un fantástico proceso de generación de la idea, se convierte en una pesadilla para la materialización de la misma. Si bien es cierto que ningún desarrollo está exento de posibles sorpresas, los perfiles técnicos contribuyen a detectarlas y minimizarlas en la medida de lo posible.

 

4. Aportación de ideas

Hay que desterrar la idea de que para UX sólo son válidos los perfiles creativos. “Yo me dedico a desarrollar lo que me dicen y punto” es una afirmación por desgracia demasiado frecuente que hay que desterrar. Cualquier persona puede aportar una idea que, si bien puede no ser definitiva, puede dar pie a generación de otras nuevas. Construir sobre las ideas de los demás es clave. Además, estar presente en el proceso de ideación, aunque sea solo para una escucha activa, ayuda al entendimiento de las motivaciones y objetivos que llevan al equipo a determinadas propuestas. Si no aportas ideas, al menos te haces a ellas. Todo suma.



 

Related posts

Diseño de interacción - SDOS
Diseño de interacción: la importancia del feedback...
UX concepto moda - SDOS
UX: algo más que un concepto que está de moda
Comments
¿Qué opinas? Escríbenos. Nos encantará leerte :)