Con la aparición de smartphones y apps, muchos afirmaban que la muerte de la web era simple cuestión de tiempo. Sin embargo, esta fue la oportunidad que los diseñadores aprovechamos para reinventar la web y sus formas.

Poco a poco, el contenido fue reduciéndose y las estructuras que regían los elementos pasaron a ser responsive para adaptarse a los nuevos dispositivos. A medida que cambiaba la forma de consumir contenidos digitales, cada vez de forma más móvil e inmediata, las mejoras de los equipos y los avances en CSS3 y html5 se fueron sucediendo, permitiendo así diseños más atractivos para el usuario.

Uno de los cambios más llamativos se ha producido en las estructuras o grids de diseño web. Estas nuevas formas de componer los elementos se conocen como broken grids u open composition; ya que en ellos los elementos parecen situarse sin responder a un orden lógico. A continuación, veremos algunas de las características más llamativas de este tipo de layouts.

 

COMPOSICIÓN LIBRE

Las nuevas tendencias en web design apuestan por composiciones más abiertas y fluidas en las que es más fácil crear puntos de atención destacando ciertos bloques. Con este tipo de diseño, evitamos la monotonía de bloques sucesivos a la que hemos estado acostumbrados hasta hoy.

Desaparece la segmentación marcada de contenidos cuyos límites eran fáciles de identificar y dejan paso a una separación entre ellos menos obvia.

Como vemos en el caso de AGQ Labs, los contenidos se suceden uno detrás de otros sin que haya una separación visible. El uso de espacios en blanco es suficiente para proporcionar la noción de estructura necesaria para entender la división de los bloques.

Navegación web en el proyecto AGQ - SDOS

 

 

CONTENIDOS ENFOCADOS A LA EXPERIENCIA DE USUARIO

Ahora que el usuario se ha acostumbrado a navegar por la web de manera totalmente intuitiva, es posible aprovechar esta ventaja para mostrar los contenidos de una forma más atractiva. Incluso contenidos que a priori no parecen ser útiles para el usuario, como aquellos más enfocados a comunicar los valores de marca.

Gracias a este tipo de contenido, creamos el interés necesario para prolongar el tiempo medio de permanencia en el sitio web y, sobre todo, conseguimos transmitir al usuario una experiencia positiva asociada a la marca, el producto o cualquiera que sea el objeto de la web.

En el proyecto que realizamos para Campus Ineco, al ser un sitio web dedicado a la consultoría de ingeniería, decidimos apostar por un contenido más visual. El objetivo era dar una dimensión humana y alejada de esa visión fría que se atribuye en general a las actividades que implican tecnología.

Proyecto web para Campus Ineco - SDOS

 

CONSUMO INMEDIATO

Si queremos que los contenidos de la web calen en los usuarios, debemos tener en cuenta los nuevos hábitos de consumo. Tal y como mencionábamos al principio de este post, la aparición de los smartphones ha cambiado por completo la manera de relacionarnos con los contenidos. No hay más que pensar en nosotros mismos: ¿cuánto tiempo dedicamos a cada post en nuestro feed de Facebook? O ¿cuántos caracteres caben en un tweet? Probablemente ni siquiera lleguemos a leerlos por completo. Priman la inmediatez y el carácter visual sobre todas las cosas.

En general, nos sobran los textos y nos basta con las imágenes. Los nuevos layouts abiertos permiten satisfacer ambas necesidades presentando la información de la misma manera en que lo haríamos en una red social a través de imágenes y textos reducidos.

Esta fue la principal consideración que tomamos en el proyecto Gambrinus Gastro. La estructura de este sitio web permite navegar de un contenido a otro como si se tratase de pequeñas historias, de imagen a imagen. A medida que hacemos scroll, sólo se visualizan imágenes y un texto reducido estableciendo así un paralelismo con la navegación en redes sociales.

Proyecto web para Gambrinus - SDOS

 

Como vemos, las nuevas tendencias de layouts web más flexibles no son más que la respuesta a la necesidad de poner en valor los contenidos en un momento en el que la atención y el tiempo que prestamos a estos se reduce progresivamente. Sin embargo, a la hora de diseñar un sitio web, hemos de tomarlo como lo que es, una tendencia. Puede ayudarnos a pulir la apariencia final; pero nunca basarnos en él como un dogma. La clave para garantizar el éxito de nuestro diseño y su durabilidad, reside en dar una respuesta personalizada a cada caso atendiendo a sus necesidades específicas.